Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Un Viaje de Cuento, Europa

El viernes pasado, cerca del mediodía, el cartero me entregó el último libro de la saga Un Viaje de Cuento. Este, dedicado a Europa y culminación del viaje que Salva Rodríguez realizó recorriendo el mundo.
He leído el de África, el de Asia y el de América. Todos según fueron publicados. Con todos me enganché e identifiqué, pero este último me atrapó de tal manera, que diecisiete horas después de que llegara a mis manos ya lo había leído. Y en ese lapso de tiempo trabajé, dormí mi sagrada siesta, recibí amigos para cenar y a las cuatro de la madrugada del sábado lo dí por concluido y apagué la luz, pero no pude dormir hasta un rato después.
Necesito volver a leerlo y hacer como hago con mis libros de estudio. Repasar y subrayar, tomar notas, cerrarlo para pensar en lo leído y exprimirlo hasta la última gota de tinta.
Salva abre su corazón y su mente. Nos muestra los cambios que en nueve años y medio de rodar el plantea se han producido en su interior. Las vistas de "otros paisajes y paisanajes", lo ubica en un puesto privilegiado y a sus cuarenta y pocos años se ha transformado en un Maestro de la Vida. Ya no importa que país está cruzando, que montaña ha coronado, que desierto lo abraza en un silencio vivo y nutriente. Podemos sentir con él el cambio que todo esto ha producido en su visión de la Vida y de la sociedad en que está inmerso. Esa transformación no devuelve un insatisfecho o un inadaptado. Nos entrega un Sabio, que con mansa mirada ve la verdad y sabe que los cambios son interiores.
Sentí el frío del invierno europeo en mi cuerpo. Me dolió la indiferencia y apatía de los europeos, me reconforté con los abrazos de sus amigos, no frené mi emoción cuando el relato me llevaba hasta las lágrimas y regresé con él a Granada para empezar la nueva vida. Viví el libro.
Bravo Salva !!!! y gracias por hacernos un hueco por el que curiosear ese mundo.

Nota:La Biciteca los envía sin coste, vía postal ( http://www.labiciteca.com/) Precio 15 Euros

Uruguay

Hace muy poco tiempo, para ser exactos el 21 de octubre, mi nieto Santiago, estudiante de derecho en Buenos Aires, me invitó a hacer un viaje en bicicleta por Uruguay. 
Rodar siempre es grato. Hacerlo por un país tan hospitalario y generoso como Uruguay le agrega elementos positivos, pero hacerlo además con una persona querida y admirada, como es Santi, es un regalo que no se puede dejar de lado.
Este sería su primer viaje y es un gran honor ser su acompañante. Más allá del lazo familiar, que es entrañable, el hecho que un joven de 23 años me invite a "su aventura", es gratificante. Me siento feliz y acepté esa invitación sin dudarlo, al punto que el día 25 ya tenía el pasaje aéreo. 
El día 13 de enero llegaré a Buenos Aires y al día siguiente embarcaremos con destino a la ciudad de Colonia del Sacramento, luego Montevideo y por la costa atlántica hasta Punta del Diablo y El Chuy, en la frontera con Brasil. Las temperaturas en esa época del año son agradables y creemos poder hacer alguna noche en las playas o montes y quizá también, hacer uso de la hospitalidad de los charruas.
La vuelta en bus a Montevideo y el regreso en barco a Argentina. Serán 15 días que espero aprovechar al máximo y cargar las pilas con la energía de este tipazo que es Santiago.
Hace más de un mes que estamos reuniendo equipo y ultimando los detalles del viaje. Esta vez he delegado todo en el lider y jefe de equipo. Voy de tropa. 
Seremos las dos puntas de la vida viviendo las mismas experiencias. Saldré ganando en ese intercambio. 
Ya les contaré como fue todo.

Dos fotos del chino rubio. Habrá muchas después del viaje.

domingo, 9 de octubre de 2016

Ruta por los Pirineos

En las últimas dos semanas, hemos recorrido con Eva, la rutas de los cols. Una travesía por la vertiente francesa de los Pirineos, que recorre los más importantes puertos de montaña, incluidos varios del Tour de Francia. Nos acompañó el buen tiempo y disfrutamos del paisaje, la soledad de las montañas y las excelentes instalaciones que Francia brinda a  los acampantes. Terminamos visitando a queridos amigos en Lesaka, Navarra y Oiartzun, Guipuzkua. Ayer por la mañana emprendimos el regreso y aquí están las fotos. 
 Salimos de casa buscando llegar a Puigcerdá, en el Pirineo catalán y lo hicimos utilizando caminos secundarios y a gran altura. Aquí estamos sobre las nubes. Ese día llegamos a casa de María y Oscar y compartimos con ellos una de las periódicas reuniones de amigos que hacen en el pueblo. El 24 de octubre jugamos de locales y esperamos poder devolver tanto afecto y buena mesa.
 Ya en Francia, circulando de este a oeste por el Pirineo. El clima fue nuestro aliado.
 Un lago de montaña, preparado para los pescadores. Existe una refugio y todos los servicios.
 Los discapacitados disponen de plazas reservadas y preparadas para ellos.
 Frida, como no puede ser de otro modo, nos acompañó.
 Cruzamos un col con rampas del 17 y 19 por ciento. Los ciclistas saben de que hablo. Allí, en julio de 1995, se mató un ciclista italiano llamado Fabio Casartelli. El monumento que lo recuerda, tiene un par de relojes de sol. En la foto pueden ver un orificio a la izquierda del bloque de piedra. Por ahí, los 16 de agosto a medio día, penetra un rayo de sol. En la foto inferior pueden ver el lugar donde se refleja.

 El segundo reloj solar del  monumento
 Llegada al col d'Aspin y una de las habitantes de las cumbres en verano... las vacas.
 En las rutas que ascienden a los col (puertos), existe en cada kilómetro, un cartel con la distancia que resta a la cumbre, el desnivel y el grado de pendiente del próximo kilómetro.
 Pueden ver, dibujado en el verde de las laderas, el asfalto y por comparación, darse cuenta de la altura del lugar.
 los franceses disfrutan de la vida al aire libre, los deportes y el campismo y tienen múltiples servicios para quienes, como nosotros, se mueven en caravanas o motor home, es fácil encontrar camping privados o municipales con excelentes instalaciones y bajos precios. Pero también es posible pernoctar en parkings especiales o en plena naturaleza, como muestra la foto.
 El camino atraviesa pequeñas aldeas.
 También existen casas fuera de los núcleos urbanos.
 Sobre la montaña de la izquierda se puede distinguir el trazado de la ruta. Es el col de Aubisque.
 Dando inicio al camino de Santiago francés, se encuentra el pueblo medieval de Saint Jean Pied de Port. Es un viaje al pasado.

 Todo gira en torno a los peregrinos. Albergues, restaurantes, venta de elementos necesarios para el caminante.

 La antigüedad de las viviendas es mostrada por las fechas que presiden sus portales.
 Otra vez sobre las nubes, ahora en tierras vascas y navarras.
La sequía que azota la región en que vivimos ha vaciado los embalses. Ayer, el pantano de Yesa estaba como lo muestra la foto.

lunes, 8 de agosto de 2016

Rodando los Pirineos

Desde que llegó el trike recumbent, a partir de ahora Alaikín, me dedique a salir con él a efectos de adaptarme a esta nueva forma de pedalear. También necesitaba ganar confianza en sus posibilidades, saber como se comportaba en las trepadas, como influía la carga de las alforjas y el lunes pasado nos lanzamos al camino. A las 6:50 partí desde casa con rumbo a la frontera. La temperatura era baja para la época y rodé sin problemas hasta Villanúa, donde hice una parada para comer y enfrentar el puerto de Somport con las piernas descansadas. Una vez en Francia bajé hasta pasar Bedous y por la ruta D341, llegar a Arette, después de un puerto suave, rodeado de exuberante vegetación. Fueron casi 110 kilómetros y máquina y piloto estaban satisfechos. 
La segunda jornada, transcurrió por el mismo paisaje montañoso y verde, salpicado de pequeños pueblos de la Francia vasca. A medio día estaba en Saint Jean Pied de Port, una minúscula ciudad medieval, punto importante del Camino de Santiago y con mucho turismo en cualquier época del año. Una siesta en el bosque y a la búsqueda del poblado de Saint Ètienne de Baigorry, donde comienza el puerto de Ipeguy. Fueron 8 kilómetros a marcha muy lenta (dos horas para hacerlos) y coronar el llamado Camino de los Contrabandistas. A partir de allí estaba nuevamente en España, en la Navarra vasca. Bajé rápidamente hasta Elizondo donde repuse energías y descansé. El odómetro marcaba 114 kms. Me sentía cansado, pero pleno y feliz.
El miércoles muy temprano desmonté el improvisado campamento e hice los 37 kms que me separaban de Lesaka, donde mis amigos Albert y Encarna me esperaban. Descansé y disfruté de su compañía y con el curpo y el alma recargados, el jueves a media mañana partí rumbo a Pamplona. Desde Oronoz comienza el puerto de Narbate, largo como esperanza de pobre.... y con rampas del 9%, pero una vez más Alaikin se comportó y el piloto no se amilanó, esa tarde, ya casi noche y después de cruzar Pamplona, descansamos en un albergue de peregrinos en Monreal. Recorridos 92 kms.
Ya viernes, quedaban 115 kms para llegar a casa y cuando me faltaban 35 y ví que no llegaría a comer, pedí auxilio y mi hija acudió a buscarme. De todas maneras llevaba 80 kms y también había tenido mi puerto del día.
Un viaje en solitario con paisajes hermosos, rutas tranquilas y poco transitadas, la experiencia de sentir el cuerpo a pleno y saber que funciona... un placer que se valora a esta altura del partido.







Mi habitación en Arette..... a escasos metros un río que me acunó toda la noche.


La cartelería en dos idiomas es normal a ambos lados de la frontera. Frances - Euskera o Español - Euskera

Esta información en cada kilómetro, anunciando cuanto queda a la cumbre y cual es la pendiente de los próximos 1000 metros es de agradecer. Solo la ví en Francia.




Mi "tarp" me sirvió para pasar la noche sin que me moje el rocío y a tapar la bici y sus reflectantes y evitar llamar la atención.

Paré a comer algo y ,lo único que había era esto.... y ante quedarme sin comer o sacrificarme, opté por lo segundo.
Pedro había salido esa mañana (jueves) de su casa en Pamplona y su destino final es Rumanía. Espero tener noticias suyas.



sábado, 6 de agosto de 2016

SOLIDARIDAD


Varias veces he expresado, que lo mejor del Mundo es la gente. Aunque pareciera ser lo contrario.
También saben, quienes me siguen, que en mis viajes, he conocido muchas personas de esas que dan brillo a la Vida. Gentes que conscientemente y con esfuerzo o en algunos casos de manera impensada, generan situaciones que aportan mucho para un cambio positivo en el Mundo. Uno de esos seres entrañables es Toni (con i latina), un alemán de Bavaria, que habla español y destila generosidad y empatía. Toni trabaja desde hace 34 años en una empresa que produce maquinaria agrícola. Desde su fundación y cuando eran tan solo un puñado de operarios y el dueño, está ahí. El propietario, también es un ser especial. Necesita lo justo para vivir dignamente. No le hacen falta yates, ni aviones ni coches de lujo y reinvierte las utilidades en hacer crecer su empresa y dar trabajo a la gente. También aporta mucho al desarrollo de zonas rurales del llamado 3º Mundo.
Hoy Alemania, está sufriendo algunos ataques criminales, que han predispuesto a la opinión pública de forma negativa respecto a los inmigrantes y asilados.
Horsch ha resuelto dar formación y trabajo a diez refugiados. Son cinco afganos, dos eritreos, un somalí, un albanés y otro jóven de Costa de Marfil. Cinco serán dedicados a la logística y los restantes a la metalistería. Vivirán todos en una gran casa cercana a la fábrica, durante los dos años que durará su formación y recibirán el primer año una paga mensual de 920 euros. Al terminar el curso, podrán si lo desean quedarse en la empresa.
Toni es el responsable de formación de Horsch y está orgulloso de haber recibido la confianza de la empresa para llevar adelante este proyecto. Ha transformado a los jóvenes en sus amigos y se ocupa de aspectos ajenos a su responsabilidad, que tienen que ver con dar apoyo emocional y afectivo a esta gente que busca una nueva oportunidad en la Vida.
La historia, a mi entender, merece ser conocida.
Horsch es pionera en Alemania en este tipo de actividad.

lunes, 25 de julio de 2016

Salida larga con el trike

Hoy por la mañana, rodé 2 horas 50 minutos con Alaikín e hice 52 kms., todo por el valle de La Guarguera. La ida en subida suave me dió un promedio de 15,6 kph. En la bajada las velocidades fueron mayores y terminé con una media de 18,1 kph. Realmente estoy disfrutando mucho del trike y me adaptado y mejorado en su uso. Es muy descansado estar esos tiempos rodando y será excelente herramienta para viajes largos. La estrenaré la semana próxima en un viaje de 450 kms.