Páginas vistas en total

domingo, 20 de diciembre de 2015

Feliz 2016

Llegar a fin de un año implica un balance de lo realizado y también de lo que ha quedado sin concretar.
La Vida es un viaje, donde es necesario llenar el camino de experiencias.
Estas vivencias son las que nos permiten crecer, evolucionar, expandir nuestra conciencia. El mundo no es lo que nosotros vemos desde la atalaya, donde nos sentimos seguros y protegidos.
Un poeta dijo que "el Mundo es ancho y ajeno"...y rebuscando en los rincones del Mundo, intercambiando con otros seres humanos de culturas, razas, credos e ideas diferentes, expandimos nuestro círculo y derrumbamos prejuicios. Nos hacemos más grandes, más tolerantes y comprensivos y sobre todo, disolvemos los miedos.
En abril, volví a Marruecos. Esta vez sin la bici, pero con mi compañera y unos amigos. Otra vez respiré los intensos olores de sus mercados de especias, de sus carpinterías elementales, talleres de cuero y metal. El sonido musical de carros, mercaderes, fritangas, músicos y cuenta cuentos callejeros... el caleidoscopio de sus multicolores tiendas y bazares, de la piel de sus gentes. De sentir que el tiempo es una rueda vieja.
                                            Y que en cada lugar tengo un hermano...

También recibí en casa a otros viajeros. Cada uno con su visión del Mundo y de la Vida. Pero todos con un sentimiento común de libertad y fraternidad. De una de esas visitas surgió una historia hermosa. Pierre y Stephanie pasaron por casa con su bici y abrieron la puerta de la suya, para que hoy mi nieta Victoria sea una más en su familia, mientras estudia en Francia... sin cálculos, sin interés materiales.... no nació una amistad. Recuperamos un antiguo vínculo.

Durante treinta días rodé por Polonia, Kaliningrado, Lituania, Latvia y Estonia... paisajes y gentes diferentes. Bosques apacibles, lagos y playas. Ciudades antiguas con historias trágicas y presente esperanzador. Gentes silenciosas, aparentemente distantes, pero con una generosidad abrumadora.
 En el bosque... Latvia
Atsa y su familia. Esta mujer tiene un corazón que no le cabe en el pecho.....

No solo disfrutamos de lo que vivimos en primera persona. Muchas veces nos hace felices ver a quienes queremos, recorrer caminos que amamos. Mi hija Carina y mi nieta Camila, hicieron un viaje en bicicleta por Francia.. fue un viaje iniciatico, mágico, de prueba y reafirmación. Salieron mamá y la nena y volvieron dos hermanas.

Hay referencias que sirven para andar el camino. Gente que va adelante y sin proponerselo, abren la huella. Uno de ellos es para mí, Salva Rodríguez. Con una desvencijada bici, partió de Granada en enero de 2006 y después de hacer 145 mil kilómetros y cruzar África, Asia, América y Europa, volvió a España el 23 de junio de este año. Cruzó los Pirineos con "su Galeón" y durmió su primera noche en España en casa. La Vida es muy generosa conmigo y vive haciéndome regalos invaluables.
A la recepción se sumó Diego Ballesteros, otro Maestro de la Vida.
     Con Diego y Salva... responsable e impulsor, respectivamente, de mis viajes en bici.

También viajando, podemos tomar conciencia de la torpeza desmesurada de los hombres. En Normandía, los vestigios, monumentos y museos dedicados a la 2º Guerra Mundial, nos mueven a pensar en los trágicos resultados del egoísmo humano. Miles de cuerpos... cientos de miles... millones de cadáveres, trofeos de la sinrazón.


Pero también, recorriendo los monumentos megalíticos de Carnac, hechos por el hombre hace miles de años, sabemos que estamos aquí para perdurar. El destino de la humanidad es avanzar en el reconocimiento de que somos hermanos y nadie se salva si uno solo queda fuera. Las guerras, el hambre, la pobreza no tienen motivo racional para existir y la solución no es de países o continentes. Es un problema de la humanidad toda y la humanidad tiene la llave de la solución.

Un 2016 de Paz, donde cada uno encuentre razones, para sentirse hermanado con sus iguales.
El 3 de enero pisaré Cuba para recorrerla en bici durante treinta días... a seguir bajando sueños.
Un abrazo

jueves, 10 de diciembre de 2015

CUBA, eligiendo la ruta

Cada día que pasa, el viaje a Cuba va cobrando forma. He estado leyendo una guía del año 2009 y en base a ella fui diagramando un recorrido. Hoy recibí un mapa Michelin de las carreteras de la isla y una guía del año 2014 con importantes actualizaciones.
La llegada a La Havana es el 3 de enero a las 17:30 y pienso ese día montar la bici con todo el material y salir el día siguiente, por la ruta costera, con rumbo oeste, buscando la zona de Viñales, de la que he leído excelentes comentarios. Dedicaré un par de días a recorrer sus tabacales, serranías, grutas y pueblos, para continuar luego en dirección a María la Gorda, ya en el Caribe. Hasta aquí habré acumulado unos 360 kms. Continuaré, buscando caminos cercanos al mar, en dirección este para llegar al puerto de Batanó y procurar embarcar, para visitar la Isla de la Juventud. La ciudad de Cienfuegos será el próximo destino importante y seguramente descansaré de los pedales un par de días.
Santa Clara, mítica ciudad donde el Ché escribiera historias de valentía y audacia, se encuentra en la zona central de la isla y a solo 70 kms de Cienfuegos y es un destino que me llama... ahí otros dos día y nuevamente al Caribe, cruzando las Sierras del Escambray para caer a la bellísima Trinidad, Patrimonio de la Humanidad..... si no he hecho mal mis cálculos, ahí alcanzaré los 1110 kms de trayecto. Otros 600 kms me separan de las playas donde Fidel y otros 80 revolucionarios llegaron con el Granma, para iniciar la historia que ha hecho que un país tan pequeño y económicamente insignificante, sea uno de los más conocidos del Mundo. Cercana a los manglares del Granma, está la Sierra Maestra, hoy Parque Nacional, con una gran variedad de flora y fauna y con sitios ligados a los dos años de lucha  guerrillera. Calculo que en cuatro días podré recorrer sus senderos y monumentos y bajar a la heroica ciudad de Santiago de Cuba, totalizando unos 1950 kms. En auto bus viajaré a La Havana para dedicarle varios días y procurar encontrar a alguno de los cubanos que conocí en Bariloche durante la VI Cumbre Ibero- Américana de jefes de estado y de gobierno.... el 2 de febrero, a las 19:30 embarcaré con mi Morocha rumbo a España.
Nota: Si algún lector puede aportarme datos o recomendaciones sobre este viaje, lo agradeceré.

martes, 1 de diciembre de 2015

CUBA, nuevo destino para la bici

Cada vez es más fuerte el deseo de viajar. Llego después de haber concretado un viaje y en poco tiempo, una sensación de urgencia, de hambre de rutas, empieza a trabajar en mis vísceras.
Después del viaje a Polonia, Kaliningrado y los países bálticos, tuve una salida con Eva al Pirineo navarro y en setiembre/octubre recorrimos la Bretaña y la Normandía. Es grato poder viajar en la auto caravana (motor home) y compartir con mi compañera, pero lo de la bicicleta tiene un toque diferente.
Es aventura. Es sentir cada músculo y saberse vivo. Es asombrarse con lo diferente y sorprender a los demás, que nos ven como Quijotes, montados en flacas cabalgaduras, desafiando distancias y expuestos a imaginados peligros, nunca reales.
El año próximo concretaré un viaje con un hermano del alma. Muchas veces durante la semana, me despisto pensando rutas o lugares que visitaremos a bordo de Paquita Derma (la caravana)... pero me faltaba la cuota sobre las dos ruedas y ayer, como de la galera (chistera) de un mago apareció un nuevo viaje. Café, charla, río detrás del cristal y la "invitación" de Eva.... "porque no buscas un lugar cálido y te haces un viaje??"... no pude volver a concentrarme en el libro y tampoco lo pudo hacer Eva.... México, centro América, Venezuela, norte de Brasil...... ¡¡¡ CUBA !!!. En tres horas tenía en mi mesa dos guías de la isla y la PC imprimía el pasaje aéreo. El 3 de enero por la tarde pisaré La Havana..... luego dirección Pinar del Río y su punto más occidental punta María la Gorda (así se llama...), la costa caribeña hasta Guantánamo y volver a La Havana por la costa Atlántica. Unos 1800 kms., que espero completar en los treinta días que dura mi "licencia"

Son muchas las cosas que espero encontrar en La Mayor de las Antillas y aunque la visité en 1986, se que vuelvo distinto y ella también ha cambiado...pero el amor está intacto.
Tener un nuevo viaje pone en marcha múltiples cosas dentro mío. Desde controlar la máquina propia (el cuerpito) a revisar la bicicleta y pensar el equipaje a llevar. Para lo personal ya visité a mi veterinario de cabecera, que se alegró del proyecto y suministró los consejos de práctica. Luis, mi mecánico y asesor se enterará en los próximos día y determinará el tiempo de internación de La Morocha en su taller.... también que repuestos llevar. La lectura de guías y relatos de otros viajeros irá dando forma al contenido de las alforjas. Empujado por esta poderosa brisa, hoy salí a pedalear después de mucho tiempo y visité un pueblo abandonado que está a escasos 8 kms. de mi casa.
 Las ruinas están muy cercanas a la ruta nacional. Quizá 300 metros y la ruta de acceso está en perfectas condiciones, ya que en la cumbre del pequeño cerro, están instaladas unas antenas de telefonía.
 Creo que se trata de unas 6 u 8 viviendas totalmente en ruinas y de acuerdo al comentario de un vecino, el pueblo fue abandonado hace más de 70 años. (no recuerdo el nombre...)


 Ver esta casa con su entresuelo destruido, me llevó a pensar en cuantas generaciones vivieron entre esas paredes. Cuantos sueños, esperanzas, sufrimientos y alegrías transcurrieron ahí dentro. Por otra parte, que efímero es todo... y nosotros presumiendo de ser dueños del tiempo y la vida