Páginas vistas en total

martes, 27 de octubre de 2015

Normandía - Paracaidistas de Sainte- Mère- Église

Normandía es una antigua región de Francia, hoy dividida en Alta y Baja Normandía, con capitales en Ruan y Caen. Su superficie es de 30 mil km2 y una población de 3,5 millones de habitantes. Su nombre se origina en un tratado de paz que adjudicó el territorio a los invasores vikingos. (Normani = hombres del norte, era la designación para los invasores). Un orgullo y carta de identidad de la región son el calvados,la sidra y el queso camembert... damos fe de su calidad. Por su costa atlántica, también destacan los mariscos y pescados y es una oportunidad única para deleitarse con ostras, las que se cultivan en varios sitios. Pero si algo ha hecho famosa a Normandía, es el haber sido escenario del desembarco más grande la historia humana, durante la 2º Guerra Mundial. Los ejércitos aliados, en la noche del 5 al 6 de junio de 1944. La operación del desembarco comienza con el lanzamiento de tres divisiones aerotransportadas, en los dos extremos del frente. El objetivo era ocupar baterías de artillería, puentes, carreteras, etc y minar la fuerte resistencia alemana. En cinco playas, desembarcaron 135 mil hombres y 20 mil vehículos. El costo en vidas humanas, ya sea de militares de ambos bandos, como de civiles fue enorme. El éxito de esta operación permitió establecer un puerto flotante frente a Arromanches, para que otros 2,5 millones de hombres dieran comienzo a la batalla de Normandía y avanzaran sobre París.

El pequeño pueblo de Sainte Mere Eglise, fue el primero en ser liberado. Está muy cerca de la playa de Utha. El museo dedicado a este acontecimiento se llama Airborne y se ubica en el centro de la villa. Durante el lanzamiento de los hombres de la 82º y 101º División, un soldado quedó colgado de la torre de la iglesia. Fue liberado de la posición por los alemanes, pocas horas después, para ser hecho prisionero. Se fugó y continuó combatiendo, para regresar al lugar varios años después y en reiteradas oportunidades. Después de su muerte, el pueblo decidió perpetuar su memoria, colgando de la torre un paracaídas y un maniquí.    
Una de las formas de transportar a paracaidistas y elementos, fue mediante planeadores de lona, que podían llevar hasta 18 hombres.

Muchos de estos planeadores, después del salto de los paracaidistas, se estrellaron contra edificios, árboles, etc. Otros, que transportaban material, inclusive vehículos corrieron suerte similar.

 En una de las salas del museo, se entra a oscuras y a nuestro paso se reproduce la situación dentro de un planeador. Hay figuras que ubican a los combatientes, los pilotos y el operador de radio. Se escuchan los cañonazos, el tráfico radial, gritos y obviamente el ruido de motores. La muestra logra conmover y ubicarnos dentro de la situación
La lucha para consolidar las posiciones en el pueblo se extendieron durante dos días, a partir de los cuales, se inició el flujo de tropas que librarían la batalla de Normandía. 


 En esta foto vemos a un prisionero alemán en el frente del jeep
 Después de la estabilización de este frente, los heridos norte americanos fueron evacuados a Inglaterra y se usó la iglesia para atender a los heridos alemanes, formando un equipo médico con los profesionales alemanes prisioneros y otros aliados.

 Los soldados utilizaron para su desplazamiento, elementos civiles, como bicicletas, carros y caballos.


En el museo hay un amplio surtido de armas y uniformes, elementos de comunicaciones, de medicina, alimentación, recreo, aviones y tanques, pero los cascos tienen un especial lugar.
Como algo curioso, un par de días antes de llegar a este lugar, fuimos testigos de un ejercicio de los paracaidistas franceses. Un avión de transporte pasó varias veces sobre nosotros, y vimos dos grupos numerosos de hombres saltar cerca de Mont Saint Michel..

Me quedan un par de entradas que dedicaré a Pointe du Hoc y a los cementerios militares. En unos días trataré de hacerlo.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Bretaña francesa. Viaje en auto caravana

Esta región del norte de Francia, con una superficie de 27 mil km2 y una población superior a los 3,3 millones de habitantes, se extiende sobre el Atlántico y ha sido poblada por los humanos desde hace más de 100 mil años, pero pueden datarse de manera fehaciente, asentamientos en torno al 10.000 aC. En torno al 500 aC los celtas se extendieron por toda Europa y así llegaron a estas tierras a las que llamaron ARMOR (Tierra Junto al Mar), más tarde, en el 125 aC, fueron invadidos por los romanos. Después de la caída del imperio en el siglo IV, otra oleada migratoria llegó cruzando el Canal de la Mancha desde Gales e Irlanda, los que trajeron la fe cristiana y la lengua celta y el nombre de Bretaña para su nueva tierra. En 1532 pierde su independencia y pasa a ser parte de Francia. Hoy un pequeño porcentaje de su población habla la lengua bretona y existen focos independentistas intrascendentes.
 es una costa escarpada y ventosa
 las iglesias bretonas tiene su particular arquitectura
 otro componente del paisaje de Bretagne son sus molinos

Del poblamiento prehistórico, quedan unos espectaculares megalitos, consistentes en túmulos, dólmenes (cámaras funerarias consistentes en una piedra horizontal sustentada por menhires), crómlech (círculos de piedra), menhires (piedras hincadas verticalmente) y las extrañas formaciones rectilíneas conocidas como alignements. La finalidad precisa de estos monumentos continua siendo un misterio, aunque la opinión es que servían a una función espiritual o religiosa. La mayor concentración de estos monumentos se encuentra en las afueras de la ciudad de Carnac.



Poco más al norte de Carnac, nos encontramos con la ciudad de Dinan, una joya medieval conservada en el tiempo, con solo 11.000 habitantes, conserva un un laberinto de plazas adoquinadas, casas de vigas entramadas y murallas y un antiguo puerto fluvial sobre el río Rance.







Más al norte de Bretaña, encontramos la hermosa Saint Maló (de MacLow), entrando en las aguas del Canal de la Mancha con su imponente muralla. Es llamada la "ciudad de los corsarios" por su pasado pirata y debe su nombre a un monje galés, MacLow que la habitó en el siglo VI. El gentilicio de los habitantes de esta ciudad es "malouin", de donde proviene el nombre de unas islas muy entrañables para los argentinos... las Malvinas, visitadas por barcos y marinos de esta ciudad.
 También aquí es fácil encontrar las construcciones militares del arquitecto Vauban
 estos puestos de avanzada en el mar, quedan aislados al subir las mareas. La rapidez de estas es notable y un jinete no alcanza la velocidad que le permita escapar...

Muy cercana a St Maló está Cancale, donde hay que ir a comer sus famosas ostras y ahí fuimos.. si hay que sufrir, se sufre.

Ya en el límite norte de Bretaña, antes de entrar a Normandía, está el Mont Saint Michel, una abadía fundada en el siglo VIII. Está construida sobre un islote que cuando sube la marea queda aislado de la costa, si bien desde hace pocos años se ha construido una ruta de acceso que permite llegar en todo momento. Después de la laciudad de París, es el sitio más visitado de Francia con 3,5 millones de turistas al año. Sorprende la cantidad de japoneses, que son tantos que hasta la cartelería está en su idioma.


 El interior de la abadía, al menos en su planta "baja" es un mercado donde la oferta va desde hotels y restaurantes a las más elementales baratijas.
 Juana de Arco está presente en la cultura Bretona... fue quemada viva a muy corta edad, aunque luego la iglesia debió reconocer el error de su acusación. (tarde... ya estaba al horno...)


   este es un reciente acceso, que posibilita no depender de las mareas para acceder al monumento
Como un sitio curioso que visitamos antes de entrar en Brataña, está la ciudad de Blaye, en la Aquitania, donde el camping se encuentra dentro de una ciudadela fortificada, construida según planos del famoso arquitecto militar Vauban, junto a otras dos fortificaciones ubicadas frente a ella, una en el centro del estuario y la otra en la costa contraria. El estuario de la Girondé se conforma por la confluencia de los ríos Garona y Dordogne y era necesario protegerlo para evitar los ataques a la ciudad de Boudeaux (Burdeos). En ese monumento Patrimonio de la Humanidad, hay un camping excelente, administrado por el municipio.
 una de las puertas interiores de la ciudadela. Aquí se encuentra la recepción del camping