Páginas vistas en total

sábado, 20 de junio de 2015

Cracovia y sus bomberos cornetistas...

Desde esta torre, la más alta de la iglesia de Santa María, en la reinak de Cracovia, se realizan cuatro toques de trompeta, en las cuatro ventanas que coinciden con los puntos cardinales. Este toque, de tan solo cinco notas, tenía en la edad media el objetivo de alertar a a la población. Curiosamente, se interrumpe en la mitad de una nota. Según cuenta la leyenda, este hecho guarda relación con las invasiones tártaras, cuando el guardia de turno, al ver aproximarse a los enemigos, se puso a tocar la corneta y casi almismo tiempo, una flecha le atravesó la garganta. Murió, pero logró alertar a la ciudad, que consiguió defenderse y el toque se mantuvo así en su honor. Ahora los encargados de hacerlo (cada una de las 24 horas del día) son bomberos, algunos de los cuales, al finalizar su tarea saludan a los turistas desde la última ventana a la que se ha asomado..

Riga, la casa del gato

Este gato, cuenta la historia, fue emplazado sobre el tejado, en actitud de enfado, por el propietario de la vivienda, mirando a la vecina sede del Gran Gremio, por no haber sido aceptado por este. Después de larga batalla judicial, el gremio aceptó al comerciante con la condición que el gato fuera girado con la cola en dirección opuesta.

cigüeñas

Las cigüeñas están presentes en toda Europa. Son aves migratorias y junto a las golondrinas, son amadas y respetadas por ,los pueblos de los países que acabo de recorrer con la bici. En Polonia, en los pequeños pueblos de la región de Podlaquia, se levantan plataformas artificiales para ayudarlas a anidar, pero las palmas se las lleva Pentowo, llamado "El pueblo de las cigüeñas". En 1991 un huracán asolo esta región y arrancó muchos árboles,por lo que en los años siguientes, las cigüeñas, que no son muy buenas constructoras, tenían dificultadas para construir sus nidos y los lugareños construyen unas plataformas para ayudarlas... en la actualidad, en el pueblo existen 23 nidos que aglutinan a unos 70 ejemplares. Nunca antes había escuchado el ruido que emite una cigüeña y no se todavía si es su "graznido" o solo el golpeteo de su largo pico, pero se me antojaba que eran dos tablas que se entrechocaban en un sonido sordo.

En las torres de tendido eléctrico, también existen las plataformas que facilitan anidar a las cigüeñas.

lunes, 15 de junio de 2015

Tallin, Estonia

Tallin, con sus 400 mil habitantes, es la capital de este pequeño país llamado Estonia, La población total es de 1,3 millones de habitantes en una superficie de 45 mil km2 (un tercio de La Pampa). De acuerdo a lo visto en este viaje, puedo decir que Lituania, Latvia y Estonia tienen escasas diferencias de paisajes, gentes y comidas. La historia también es común. 
Aquí termina de periplo. Fueron 1694 kms de bicicleta y unos 600 más de tren, que incluyeron también a Polonia y el territorio ruso de Kaliningrado. Fue un viaje distinto a los anteriores en muchos sentidos. Otra gente, otra cultura, clima y geografía y un cambio en mi manera de recorrer las rutas. Por primera vez he usado para alojarme los hostels, que están poblado de jóvenes trotamundos en habitaciones que pueden llegar a reunir más de quince camas. Le dedicaré una entrada a este tema desde casa y relajado. Hay varios aspectos del viaje que me gustaría comentar. Siempre desde luego desde una visión particular, influida por mis vivencias anteriores y por que no, la edad.
Pero esto está destinado a Tallin, del que recorrí durante varios días su pequeño casco antiguo. El poblamiento humano se remonta a unos 2500 años AC y en el siglo IX DC se consolida como centro comercial estonio. Daneses y germánicos  durante siglos fueron imprimiendo su transformación y personalidad. En la 2º Guerra fue ocupada por los nazis y posteriormente estos fueron desalojados por los soviéticos que la transformaron en el mayor puerto cerealero de la ex Unión Soviética, aumentando singularmente su población. El idioma ruso y el estonio son las lenguas habladas por sus habitantes. La conexión a Internet mediante wi-fi es practicamente total. Trenes, ciudades, terminales, lo ponen a disposición libre y gratuita. Obviamente en hoteles, restaurantes y centros comerciales también se dispone gratuitamente del servicio. 

Las antiguas residencias del ricos comerciantes germanos del medievo, acogen hoy tiendas, restaurantes y hoteles.
Las murallas de la ciudad están muy bien conservadas y es posible recorrerlas durante centenares de metros.
Una de las puertas de la antigua muralla. Al fondo la nueva Tallin con sus rascacielos y centros comerciales.
Antigua casa de madera


Al fondo el edificio y la torre del ayuntamiento (municipalidad), El único ayuntamiento gótico que queda en el norte de Europa, construido entre 1371 y 1404.
Un plato típico... carne de cerdo, morcilla, papas y cebolla con salsa agridulce (una especie de yogurth

La plaza desde otro ángulo




A pesar de estar ya en verano, las temperaturas no son muy benoingnas para quienes habitamos más cerca del Ecuador.... en las terrazas de los bares hay a disposición de los parroquianos estas mantas que se ven en el respaldo de las sillas.
En la caja que está contra la pared descansa la Morocha, desarmada y lista para el vuelo de esta noche.
Esta es la plaza donde se realizaron varias ediciones del Festival europeo de la canción

Una iglesia ortodoxa
Parte de la muralla utilizada como bar
Vista de la muralla y algunas de sus torres

Pasadizos como este abundan y son una invitación para cambiar el rumbo del paseo.
Viaje concluido. Lo disfrute a pleno, viví enriquecedoras experiencias y ahora tengo ganas de llegar a casa.... Habrá algunas entradas más en los próximos días.

sábado, 13 de junio de 2015

Parnu, entrada a Estonia

Desde Riga a Tallin, final del viaje me restaban unos 320 kms y el día 9, temprano salí de la ciudad, como siempre, buscando el norte. Fue fácil ya que existe un carril bici que se extiende varios kilómetros hasta las afueras. Otra vez el viento y el frío de las mañanas, pero también otra vez el verde y los bosques
 Como pueden ver la señalización para el ciclista es perfecta y aquí se superponen las rutas 1 y 2
 Es el paisaje de los países bálticos... bosques y más bosques. Polonia los tiene pero vi más llanuras al igual que al sur de Lituania
 Le daba al pedal ensimismado en mis elucubraciones mañaneras y se me pega un ciclista que me alcanza... Era Bert, suizo de 62 años. Después de las presentaciones me dice que mi cadena necesita aceite y que el llevaba...  a parar, aceitar, seguir con la charla y volver a despedirnos. Se perdió de mi vista en pocos minutos. Seguí peleando con el viento de frente y tuve un pinchazo. Todo esto me exigía un esfuerzo especial para llegar a algún pueblo donde encontrar alojamiento y comida, por lo que decidí dormir en el bosque.
 A las seis de la tarde estaba instalñado en este magnífico hotel de millones de estrellas.
 Hasta pude elegir la suite presidencial....
 A la mañana siguiente, después de hacer un kilómetro me encontré con que también hubiera podido disponer de una suit con vista al mar Báltico... queda para otro viaje.
 Y llegué a la frontera de Estonia, el último pequeño país a transitar buscando el final de este viaje
 En la cena del bosque y el desayuno consumí todas las reservas de comida y no encontraba donde comprar algo para no caer en una "pájara"... necesitaba combustible y recordé que tenía dos sobres de sopa instantanea.... en la banquina (arcén) monté mi cocina y me embuche los dos sobres mezclados...ahora sí... apelear otra vez con el viento que ya me acobarda.
 Cerca del mediodía (comencé a rodar a las 5 de la mañana) me desvié unos pocos kilómetros y llegué a un pueblito buscando el super mercado.... pequeño, ordenado, sin gente en la calle... en fin, como todos los vistos por aquí.
 Esto es un almacén, despensa o depósito, está semi enterrado, tiene el acceso sobre la casa y se distinguen los dos tubos de ventilación. Ya he publicado alguna foto de otros similares más al sur.
 Descubrrí que me resulta muy fácil el idioma de este país..... ahí dice "CAFÉ"
 Este día hice 105 kms., y llegué a Parnu, una ciudad balneario,la más  mportante de Estonia, famosa por sus barros curativos y meta de muchos rusos en épocas de verano. En la oficina de turismo me encontré otra vez con Bert y nos fuimos a celebrar con cerveza. Me comentó que cansado del viento se iba en media hora en tren a Tallin.... me alojé y lo del tren me daba vueltyas en la cabeza.


 Un antiguo edificio reciclado como vivienda

 Miren con detenimiento, tengan paciencia, pero verán que hay gente. Poca pero hay....
 La lucha entre la voluntad de hacer los 125 kms que quedaban a Tallin pedaleando y la comodidad de hacerlo en dos horas y por 7 euros, fue dura. Fueron largos e intensos dos minutos, en los que el cómodo, perezoso y avejentado Raúl logró vencer al Raúl obstinado y esforzado....
Y aquí estamos, la Morocha y yo rumbo a Tallin, cómodamente sentados en este moderno tren que a unos 160 kms por hora y con algunas paradas que lo fueron llenando de silenciosos pasajeros, nos depositó en la capital de Estonia, pero eso queda para la próxima entrada

miércoles, 10 de junio de 2015

Riga, Latvia

 El sábado, Asta y su familia junto a un grupo de amigos, viajan a una localidad de Latvia y me dejaron en la carretera. La despedida fue muy emotiva y no se salvó nadie de los que ahí estabamos. Durante varios kilómetros pensé mucho en esta relación tan breve en el tiempo pero tan intensa.
 Los 90 kms de rodada los hice a las 6 de la tarde y la entrada a la ciudad sorprende por uin grupo de nuevos edificios.
Esta moderna mole es la sede de la Biblioteca Nacional
 A la izquierda la casa de los Cabezas Negras, que eran los comerciantes solteros de la antigua ciudad
El casco viejo es pequeño y muy agradable para recorrerlo. Como todo los visto por aquí, está restaurado o en restauración.


 aguja de la catedral de San Pedro. El ascensor que permite acceder a dos niveles estaba en reparación.
 Muchas terrazas permiten a locales y turistas pasar el tiempo junto a comidas y bebidas. El verano es fresco y los bares y restaurantes proveen de mantas a sus clientes..


 Observen las pequeñas ventanas de los edificios, sobre todo el de la derecha. La explicación es que pagaban impuestos en relación al tamaño de las mismas.
 Durante los gobiernos comunistas, las iglesias no recibieron ninguna atención de parte del estado, por eso ahora se las está remozando o recuperando.

 Domingo a la mañana, una concertista callejera. Excelente.

 La Torre de la Pólvora

Era muy temprano cuando llegue a la explanada del monumento a la Libertad y a los pocos minutos me sorprendió una ceremonia militar, que establecía a dos soldados al pie del monumento.


 El desayuno fue en una plaza y apenas me senté aparecieron los gorriones. llegaron a comer de mi mano y luego limpiaron las migas del plato mientras yo los fotografiaba.... confianzudos.
 El mercado, con una larguísima historia, funciona en antiguos angares de zepelines. Vale la pena recorrerlos

 Una tradición de lkos países bálticos es el ahumado y se puede comer pescado, carnes, fuiambres y quesos que han pasado por ese proceso. Ya había probado en Polonia el queso en medallones, pero aquí probé calamar y fue como intentar comer goma... una frustración.
Catedral ortodoxa
La ciudad es famosa por la gran cantidad de edificios de arte noveau, pero esto merece una entrada especial, para poder contar detalles muy interesantes de sus fachadas, que sin una guía en mano o un conocimiento previo se escapan a un observador que desconozca el tema (como es mi caso). A esto le dediqué unas horas de la tarde, utilizando la guía Lonelly Planet con la que viajo, pero previamente me dormí una siesta escuchando a Alberto Lande y su programa de tango desde Bariloche... nostalgias de la tierra.