Páginas vistas en total

jueves, 27 de febrero de 2014

Llegué a Ibarreta a media tarde del domingo. Mucho calor y casi nada en la ruta, pero quería llegar a un lugar que fue durante años visitado por mí por cuestiones de trabajo. Más de 3000 kms separaban Ibarreta de mi casa en Bariloche. Es otra Argentina, en clima, gentes y costumbres. Más de 16 años de ausencia no parecieron tantos y los encuentros fueron de alta intensidad emocional. Asados, comidas, charlas, anécdotas... mañana dejo este lugar y siento que difícilmente volveré.
 Luli e Higinia la misma noche del domingo me llevaron a la cena por el cumpleaños de Pilar, a quien también conocía... comida rica y abundante y charlas hasta las 2:30 del lunes. Luli hizo un asado la noche del lunes y volvimos a charlar y disfrutar. 
 los "sapitos" del jardín no hubieran permitido que Eva participase de la cena
 Camilí es un entrañable amigo. Nos juntaban los negocios y nos unió la amistad. El martes cené con toda su familia y me sentí en casa.
 Anguila es un carpintero que trabajaba para fabricantes del pueblo y hoy posee su aserradero y propia carpintería. Gran luchador, logró su objetivo.
 Valerio Ayala, cuando tenía 19 años y muchos menos kilos, aceptó una oferta de trabajo y se fue a La Pampa conmigo. Hace 8 años que volvió a Formosa y se dedica a la fabricación de aberturas de algarrobo. Tiene una hermosa familia.
 Esta carpintería está igual que hace 20 años... y así se trabaja. Lamentablemente no existen recaudos de seguridad y comparativamente las maquinarias que utilizan son obsoletas, pero con esos escasos medios producen muy buenos productos.

 En Pozo del Tigre, un pueblo más al oeste de Formosa, visité a Carmen una hermana del alma, que ha dedicado su vida a la educación. Ella es monja de la Compañía de María y a sus juveniles 80 años sigue luchando por mejorar la calidad de vida de todos los niños del pueblo (blancos, criollos e indígenas). La acompaña un grupo humano de excepción que dictan clases y dan de comer a centenares de niños en un jardín de infantes (Changuito Dios) en un colegio primario (Clotilde Charpentier, otra monja que nos dejó tempranamente) y a partir del 10 de marzo en un instituto secundario. No hay distinción de piel, religión o condición social. Me avergüenzo de mi mezquindad y creo que se puede hacer algo por esta gente que hace que el mundo sea mejor... En la foto de arriba una imagen del comienzo de la inscripción en el jardín de infantes


 De izquierda a derecha, la directora del jardín, la del colegio primario y a la derecha Carmencita. Todo se maneja mediante una fundación a la que contribuyen personas de distantes lugares de Argentina.
 Pozo del Tigre sufrió hace no mucho tiempo un tornado que destruyó el pueblo y sembró la muerte. Esto fue un revulsivo que unió a los pobladores, los que reconstruyeron y mejoraron todo y adoptaron a partir de entonces una actitud mucho más solidaria. No viven en el 1º mundo, pero son dueños de la alegría.
 Cuando volvía de Pozo del Tigre, en el coche de unos amigos de Carmencita, nos sorprendió un corte de ruta, algo usado como forma de protesta por algunos ciudadanos. Eran las 19:30 y faltaban 30 kms para llegar a Ibarreta.. llamados telefónicos, amigos que resuelven venir a buscarme, la despedida y a cruzar las fogatas y obstáculos que cortaban la vía. Entre la gente que esperaba poder continuar su viaje había muchos camioneros que acostumbran a mascar hojas de coca y uno de ellos accedió a la foto.... lo que le hincha la mejilla es el "acullico" de hojas, las que mediante la saliva van largando el estimulante.
Uno de los muchos amigos que quería ver es Coqui Ríos, quien generosamente me ofreció un asado y Teresa su mujer una exquisita sopa paraguaya, que no es bebible, sino una masa de maíz y queso... voy a procurar obtener la receta. También he debido lamentar la pérdida de otras personas a las que hubiera querido abrazar, o disfrutar de su alegría constante como el Michi, que ya se mudó de barrio.....

Natividad

El abuelo Natividad era un indio abipón. Estos forman parte de la familia lingüística de los guaycurúes junto a los tobas, mocovíes, pilagás, payagúas y mbayas.
Fueron extraordinarios guerreros y se adaptaron fácilmente a los caballos introducidos por los españoles.
Según las crónicas de los misioneros europeos de fines del siglo XVIII, eran bien parecidos, sanos, robustos y de gran estatura (1,80mt los varones). Las mujeres adornaban sus cuerpos con tatuajes.
Tremendamente temerosos de la muerte, cuando alguien moría por enfermedad, corrían en zigzag para que nos alcanzara. Quemaban todas las pertenencias del muerto, inclusive su choza y la mujer e hijos se cambiaban de lugar. Nunca más se lo nombraba.
Mi abuelo nació en la reducción (que feo suena) Abipones, del curato de Sumampa, fundada en 1750, donde se construyó una capilla llamada de la Purísima Concepción.


Rompo este huevo y nace la mujer y nace el hombre. Y juntos vivirán y morirán. Pero nacerán nuevamente. Nacerán y volverán a morir y otra vez nacerán. Y nunca dejarán de nacer, porque la muerte es mentira.

Dijo el Dios de los indios makiritari. Del Libro de los Abrazos de Eduardo Galeano.  

De nuevo Argentina

El sábado muy temprano salí de Asunción. Con una temperatura agradable en dos horas llego a la frontera. Ya estoy en las tierras que habitaron y habitan los aborígenes a los que pertenecía la etnia de mi abuelo Natividad. Todo lo que queda del viaje será por territorio de los Guaycurúes. Allá vamos Sumampa... 

 Después de cruzar el puente sobre el río Pilcomayo, pequeño comparado con los anteriores brazos de agua del Uruguay, Paraná o Paraguay, giro a mi derecha para transitar la nueva ruta 86, una interminable recta que corta el monte de la provincia de Formosa. Mi primer contacto con un compatriota que no usa uniforme es negativo, me niega el baño aduciendo que no lo posee el flamante edificio donde apoyado en un mostrador toma "tereré", el popular mate de agua fría. Hago unos pocos kilómetros y un puesto de Gendarmería, la policía de fronteras ocupa la ruta. Me dirijo al fornido gendarme y reitero mi pedido de un baño, pero como respuesta me pide que me identifique. Debe ver muchas películas de guerra el muchacho. Una vez comprobado que el barbado y casi anciano ciclista tiene "papeles en regla", me dice que como excepción me permite el acceso al baño. Le respondo que no lo comprometeré y usaré el monte para esos menesteres... ¿ que poder tienen las gorras que transforman a los individuos en insoportables prepotentes?. Masticando bronca sigo mi pedaleada y al parar para beber y comer algo, para una camioneta que arrastra un remolque con un bote. Se trata de un grupo de amigos que van de excursión de caza y pesca. Me llevan hasta Laguna Blanca... risas y charla. Me vuelve la alegría al cuerpo.

 Ahora sí que es llanura. Estoy en la región geográfica denominada Chaco. Bordean la ruta montes bajos o palmerales. Mas al oeste aparecerán los "bañados", grandes extensiones de agua de escasa profundidad
 Desde Laguna Blanca, pedalee hasta El Espinillo, donde dormí una siesta para evitar las altas temperaturas. Me brindaron el lugar los integrantes de una familia que regentea un restaurante y habitaciones. Al verme en el suelo sobre mi colchoneta, me ofrecieron una habitación con aire acondicionado de manera gratuita. Agradecí la oferta pero seguí bajo el gran árbol hasta las 6 de la tarde, hora en la que arranqué en dirección a Misión Tacaaglé. Los 20kms eran casi 30 y llegue casi de noche. En el pequeño pueblo mi presencia fue una novedad y recibí varios pedidos para fotografiarme junto a la bici.... al llegar a un hotelito, encontré en la puerta a esta muchachada... se los veé bien robustos. Totalicé 145 kms haciendo la jornada más larga del viaje.
 Otro amanecer pedaleando. Fresca mañana de domingo y nadie en la ruta
 Más tarde y después de pasar Villa General Belgrano, donde desayuné, encontré parado en la banquina un pequeño camión. Algunos de sus ocupantes se habían bajado a perseguir a un guazuncho que cruzó la ruta. Cargaron mi máquina y me llevaron hasta General Güemes, pero antes hicimos un alto para obtener carnadas en una laguna. Me reí con sus bromas, aunque hablaban en guaraní... la alegría no tiene idiomas.

 Cuando ya salíamos, pasamos frente a la casa de un poblador y todos se agruparon frente a los chanchos (cerdos).. desde unos 50 metros saqué esta foto sin saber que pasaba.
 Al llegar al camión uno de los "excursionistas" traía este lechón... ya tenian el asado listo.
 Y así llegué a Gral. Güemes... eran las 10 de la mañana, podría llegar a Ibarreta... busque donde comer algo y arranqué con rumbo sur, pero la rueda trasera tenia un pinchazo.
Paré en una estación de servicio a reparar la rueda y encontré un joven amigo. Se trata de Horacio, con 8 años y una soltura e inteligencia notables.... Un abrazo amigo y saludos a Cristian

martes, 25 de febrero de 2014

Paraguay

Entré a Paraguay por Ciudad del Este.... un caos de tránsito, cambistas, vendedores ambulantes y mucha, pero mucha gente... el guaraní suena incomprensible, pero entiendo que me llaman Bin Laden... voy a tener que recortarme la barba
 Mientras ruedo tratando de sumar kilómetros antes de que apriete el calor, alguien me grita "hay que parar a descansar" y eso hago. Charlo media hora con el policía y sus acompañantes y otra vez a transpirar.

 Paraguay, al igual que Brasil y Argentina, tiene una gran cantidad de población inmigrante. Atravesando las colonias japonesas aparecen carteles que indican ese origen.

 Poco tráfico y una amplia banquina (arcén), aunque con molestos "despertadores"


Formar vencedores implica dejar muchos vencidos en el camino... poco cristiano el mensaje... sonaría mejor "formando hombres mejores"... hay hay hay hermanitos adventistas, estan meando fuera de la lata
 Cristina y Luis, padres de Silvia, mis anfitriones warmshawer en Asunción. Gente encantadora, hospitalaria en grado superlativo... gracias Cristina por hacerme sentir tan bien. Además de Silvia, hay otras seis hijas las que aportaron lo suyo para hacer gratos los dos días que me demoré en la capital paraguaya. Lamentablemente mi cámara sufrió un golpe y estuvo dos días fuera de juego, por eso no hay fotos de mis visitas al centro de la ciudad.


Mila me recibió con ladridos interminables, pero finalmente fuimos amigos
 Saliendo de Asunción, rumbo a la frontera atravesé el río Paraguay... inmenso, imponente.. como todos los que conforman esta gran cuenca amazónica.

 El cruce del puente o hice por esta estrecha senda, donde como ven hay grandes huecos y gente en bici o a pié... tratando de esquivar un obstaculo golpee con la alforja trasera y caí sobre el bajo parapeto de hormigón... el manillar me dejó un recuerdo que todavía duele.

Como vemos, el BBVA hace obra benefica en Paraguay. Cada vez que veo algo así recuerdo a Jorge Cafrune, al que le presentaron una noble española diciendolé "la señora donó una plaza al pueblo" y respondió preguntando; donó o devolvió ?
Ya estoy saliendo de este país de gente sencilla y amable, con una lengua que suena muy suave y se mantiene desde antes de la conquista. Lamentablemente el nivel de corrupción política es altísimo y tristemente evidente y ha transmitido al pueblo la aceptación de estas conductas como normales.

jueves, 20 de febrero de 2014

Represa de Itaipu

 Entrada a la represa de Itaipu
 A la derecha parte de las 20 tomas de agua que abastecen a las turbinas. Cota superior del embalse 223 mts
 Esta es la sala central de control. El emprendimiento es bi-nacional y paraguayos y brasileros se reparten todas las tareas y la produccion de la presa
 Esta linea marca el eje imaginario sobre el rio Parana y la frontera. Piso en ambos paises.
 El tecnico que me guio gracias a la gestion de Favio. La visita fue tecnica. El publico accede a paseos que permiten conocer la que es la mayor productora de energia electrica del mundo, aunque en tamaño fue superada por otra instalada en China (Tres Gargantas)
 Esta turbina esta girando a 90 rpm
Aqui estoy sobre el lecho del rio. A mi espalda tengo el embalse y hay un frente de 180 mts. de altura de agua y a mi frente, aguas abajo, el desnivel superaba los 50 metros. Las rocas son de la isla de Itaipu (Isla que Canta), tapada por la represa y el embalse. La base tiene un ancho de 236 mts.

Foz do Iguazu y ACCI

A punto de cruzar el puente Tancredo Neves, que une Argentina y Brasil
Baby es descendiente de vietnamitas nacida en Paraguay y Ricardo de Sao Paulo estaban en el albergue de la Asociación Ciclista a mi llegada.
Luciano es el presidente de la ACCI, Asociación Ciclista Cataratas do Iguaçú
Estación de moto-taxi... tu los llamas o los paras en la calle, te pones el casco y te llevan "flameando" a donde les pidas....

Favio, el contacto de warmshower que me hizo llegar a la ACCI... según Luciano, es a la asociación lo que El Ché Guevara a Cuba...
El autobús urbano, además de su conductor tiene un empleado para el expendio de los boletos. Es quien está sentado a la derecha junto al molinete que controla el acceso.... no será una muestrta de eficiencia y optimización de costos, pero genera trabajo.
borracharía es una gomería.... yo iba a entrar a pedir cerveza.
El grupo de directivos de ACCI

Viva Catalunya libre !!!

El domingo, en cataratas, vi a estas dos parejas de catalanes haciendose esta foto. Les gritë, bisca Catalunya y respondio uno de ellos, lliubre... Tan lejos de Espana, no se puede negar que tienen una potente politica exterior

lunes, 17 de febrero de 2014

Coreanos turistas





Durante el paseo por las cataratas, coincidí con un grupo de turistas coreanos. Todos eran portadores de sofisticados equipos de fotografía y llevaban hasta dos cámaras con sus lentes y trípodes. La actitud era absolutamente individualista, empujando a los demás turistas para lograr un puesto sobre la barandilla.
Otra curiosidad, es la fobia al Sol, lo que los hace cubrirse con sombreros, guantes y máscaras. Esto es porque la gente quemada por el sol a su criterio es la que trabaja el campo... y eso no es chic.. andá a cagar!!!!