Páginas vistas en total

viernes, 31 de enero de 2014

Bailando la vida

- Como anda Don Estehombre?
- Ya lo ve. Bailando la vida.

Y sí. A la vida hay que bailarla, aunque la música que te ponga sea fulera, melancólica o tristona.

No bailarla es mirarla pasar.
Baila aunque te sientas un pata dura. Solo a vos te importa tu baile y bailando te transformarás en un excelente danzante.

Hoy baile con la más fea. Toda la mañana lluvia y al mediodía llegué al cuartel de bomberos de Sarandí Grande. Estaba empapado y pedí permiso para comer algo debajo de un alero. Me llevaron a la cocina y después de comer me dieron cama para la siesta.
En Europa, si llega un viajero a un cuartel de bomberos, le brindan asilo? o está "legislado" y no se puede ?
A las 14:30 con un molesto viento de frente arranqué para hacer los 45 km que quedaban hasta Durazno.
Al entrar a la ciudad, pregunté a un ciclista que iba en sentido contrario por la dirección de mi anfitrión, sin dudarlos pegó la vuelta sobre sus pasos y me llevó hasta la casa de Francis.
Francis vive con sus padres Beatriz y Daniel y su hermano Fábriel. Es maestro de música en un instituto y también se desempeña en la misma tarea en un colegio especial y en la carcel. Un torrente de generosidad como todos los de la casa. Cenamos pizza y charlamos hasta que se me caían los párpados.
Hoy fue jornada de "orden interno" y aprovechando el buen tiempo lave ropa, emparché cámaras y ordené la carga. Mañana otra vez a la ruta
                                              Así me despidió Florida ayer a la mañana
 El hornero es un pájaro bien conocido en Uruaguay y Argentina. Hace su nido con barro y trozos de hierba y es una obra de arquitectura perfecta y orientada de manera correcta. Aquí la pareja (son monógamos) está montando su adosado con vista al arroyo.
            Todo el territorio uruguayo se encuentra sobre un enorme acuífero y su actividad económica es básicamente agropecuaria.
                         Grandes plantas de silos se encuentra permanentemente sobre la ruta
          Fracis a descartado un viaje en bici junto a tres amigos para iniciar la construcción de su casa
                                   Beatriz y Daniel y el infaltable termo con el mate
                                                            La plaza principal de Durazno

El paisano


Al hombre había que ponerlo derecho para que pudiera mostrar su cinto y la rastra de plata y oro, donde se luce el escudo nacional del Uruguay.
Pero también para buscar en su rostro, actitud, ropa, una serie de indicios que nos permitan un acercamiento a quien es. Desde luego un hombre de campo y de trabajo duro y evidentemente orgulloso de serlo

"Vivo en el campo y vine de médicos al pueblo.
Cuando estoy en Florida me gusta beber y después vuelvo a casa"

miércoles, 29 de enero de 2014

España, Argentina, Uruguay

Superar miedos, cumplir sueños, lograr algo.
Es lo que deseo y en la medida de lo que puedo estoy concretando uno de ellos. Viajar de manera diferente.
Este viaje comenzó como todos, cuando surgió en mi pensamiento y lo empecé a transitar en los mapas, las guías turísticas, los preparativos del equipo y finalmente a volar.....
El sábado 25 me desperté muy ansioso y las horas se hacía largas.
                                  Eva, mi compañera y cómplice necesaria y Frida MI PERRA
Finalmente mi hija Carina me llevó hasta Sabiñanigo y por la noche estaba en Madrid donde el viaje comenzó a tomar color... la gente de Air-Europa me informa que no es posible llevar exceso de equipaje ni siquiera pagando. Situación tensa y extraña... finalmente Lydia, la simpática y eficaz empleada resuelve el asunto. A mi alrededor no todos los pasajeros pueden resolver el problema y se suceden las situaciones violentas. La solución encontrada fue despachar las alforjas en cabina... y ahí tenía líquidos, cubiertos.... otra vez las relaciones públicas y la buena voluntad de un guardia civil allanaron el camino.
                                                  No levás paquetito, no llevás......
El día en Buenos Aires fue de encuentro con seres queridos y amigos a los que no veía desde hace más de 30 años. Luis Gómez LU1BR, un radioaficionado destacado y reconocido a nivel nacional del que honra incluirme en su lista de afectos y Ruben Falcone, un compañero de mis épocas de karate con el que compartí un almuerzo y necesitaría muchas más horas para recordar historias de juventud.
                                                   Teatro Colón, centro de la lírica
                                                   El Obelisco... imagen de Buenos Aires
                                                Avda. 9 de Julio... ancha, ancha....
                                                   Teatro de la Av. Corrientes
                                             También actuará Ana Belén....
                          La fragata escuela Libertad, retenida en Ghana hace pocos meses....
                     Con Luis Gómez LU1BR frente a la CNC, donde tramité mi licencia argentina
                                    Atilio, que me acompañó con entusiasmo y me llevó al puerto
Atilio me ayudó y mejoró mi "máquina del tiempo" y me depositó en el puerto. Crucé a Uruguay en un buque de alta velocidad (98kmh) y en unas dos horas y media estaba circulando por Montevideo bajo una lluvia que me acompañaría todo el día.
Lamentablemente las condiciones de seguridad han empeorado en este país y sus habitantes logran transmitir miedo. Me fracasaron los alojamientos previstos y huí de la ciudad.
Terminé el día cansado, mojado y con cierta frustración en la localidad de La Paz, donde me refugié en el cuartel de bomberos. Gente entrañable, con Leonardo como Jefe de Guardia.
                                         A salir de Montevideo.....
taller de bicis de Las Piedras donde me resolvieron unos problemas
                                         el mecánico renegó más de la cuenta, pero arregló todo
                                   los bomberos de Las Piedras. Ala izquierda Leonardo
Hoy, muy temprano y con un cielo gris pero que no me mojó, recorrí 90 km hasta la ciudad de Florida. Ahora sí me cierra lo que leí de esta gente.... la ciudad me recuerda a los pueblos de La Pampa, pero con mucho verde. Sus gentes son tranquilas, afables y hospitalarias, sin la carga de miedo e inseguridad que viví ayer.
Gracias a Hugo el ciclista que me guió en la entrada a la ciudad y me llevó al restaurante, donde antes de despedirse me ofreció un sitio para dormir si no lograba alojamiento. Al dueño del restaurante El Mago que terminó ofreciendomé una cena gratis para hoy y los muchachos del cuartel de bomberos, Mario, Sebastian, Diego  y Gastón no me recibieron, me adoptaron...... esto empieza a tomar buen gustito..... creo que me costará dejar Uruguay.
              Yo me quejaba de haber pinchado, pero a este le fue peor
     no la dí vuelta.. es un paisano uruguayo con una "rastra" de plata y oro...
    a mi derecha Mario, jefe de guardia, luego Diego y a la derecha de la foto Gastón. Sentado Sebastian

miércoles, 22 de enero de 2014

El Tata Natividad

Natividad partió con rumbo al sur.
Dejó atrás los campos de la reducción donde se había criado y le habían impuesto un nombre ajeno a su raza y a su historia; Natividad de Jesús Suárez. Extraño apelativo para un abipón, al que imagino cobrizo, de abundante y negro cabello, mentón poderoso, nariz quebrada y profundos ojos negros. No muy alto ni robusto.
Buscando el duro trabajo de las cosechas abandonó Sumampa, para no regresar.
Primero una Córdoba de serranías. Luego las llanuras del trigo y el maíz, para arribar en un tren carguero, al arenoso oeste de Buenos Aires, donde mezcló su oscura piel con la blancura de la francesa Rita.
Las hijas no lo detuvieron y en el sur de Santa Fe, llegó el varón que continuaría su apellido y el tifus, que frenaría su permanente rodar.
Es el abuelo del que casi ni se habló. Alguna mención a su hermano domador y la sugerencia de haber sido gente un tanto al margen. Es poco para un hombre.
Lo busco desde hace un tiempo, y me parece encontrarlo en la tez oscura de mi primo Oscar. O de mi hijo Martín.
Sé que está y también me busca. Necesitamos recuperarnos sin habernos conocido.
Su sangre en mi sangre pide camino. Cruzar tierras nuevas, con otras gentes.

Pero este viaje tiene destino final en Sumampa, para que vuelva conmigo a su tierra el Tata Natividad.
Kzatá Nowet me ayudarán en la empresa.

lunes, 20 de enero de 2014

Uruguay, Brasil, Paraguay y Argentina en bici

Finalmente, estoy a escasos días de iniciar mi nuevo viaje en bici. Desde luego y a pesar de haber estado varios meses preparándolo,  quedan cosas referidas al viaje mismo o al trabajo que se agolpan y necesitan resolución. Ya he dicho que el viaje empieza cuando nace en nuestra imaginación y lo armamos sobre mapas y datos de las zonas a visitar. Estos últimos días modifiqué la ruta en Brasil y me llegaré a la ciudad de Canela y Gramado, cercana a Porto Alegre, con unas serranías de poco más de 800 metros de altitud, pero que presentan una exuberante vegetación. Luego viajé al oeste para empalmar con lo anteriormente previsto y visitar las Cataratas del Iguazú. Ya en Paraguay rodaré hasta Asunción y entraré a Argentina por su frontera norte. En mi tierra natal cruzaré las provincias de Formosa, Chaco y Santiago del Estero. Luego en autobús llegaré a La Pampa.
La densidad de población hará fácil acceder a Internet y mantener actualizado el blog. También he abierto una cuenta en Facebook (elpampaenbici) y un correo para que quienes lo deseen puedan escribirme; elpampaenbici@gmail.com

 La "máquina del tiempo" equipada con las nuevas alforjas delanteras. Estimo que llevaré una carga de 15/17 kg.
 Debo agradecer la paciencia y colaboración de mi esposa (Eva) e hija (Carina), que permiten mis ausencias laborales. A cambio de publicidad, como es obvio....
El pasado viernes hice mi última salida a pesar del frío. Quería comprobar la conducción con la carga delantera y fue todo normal.

domingo, 19 de enero de 2014

Un viaje de cuento - Asia

Hace varios día recibí el último libro de ciclo viajero Salva Rodriguez. Desde enero del año 2006, este granadino está recorriendo el mundo en bicicleta y ha publicado dos libros narrando sus experiencias. El primero, Un viaje de cuento- África y ahora el dedicado a su recorrido por Asia. Su prosa es ágil y atrapante, como de por sí lo es participar a través de su relato de un viaje por tierras remotas, mágicas.
Salva ha experimentado un cambio interior que se va dejando ver en cada uno de sus relatos. Es ahora (perdón por la impertinencia) un ser humano mucho más tolerante y sabio, en relación a quien comenzó el viaje hace ya ocho años. No asume de ningún modo un papel de "héroe". Esta es solamente su historia y la comparte. 
Mi inicio como ciclo viajero, muy lejos por cierto del fuste de quien nos ocupa, es fruto de haber leído "Zaragoza - Pekin, 12888 km en bici" y conocido a su protagonista, Diego Ballesteros. Después de mi primer viaje, conocí el blog de Salva ( http://unviajedecuento.weebly.com/ ) y es el combustible de mis sueños y realizaciones.
"El hombre es lo que piensa", y su pensamiento lo empuja descubrir el planeta y sus gentes, que a su vez influyen en la modificación de sus conceptos y expanden su conciencia. Salva Rodriguez nos abre una ventana a su viaje y nos deja tocar y sentir una vivencia de altísimo voltaje.
Recomiendo su lectura. Lo pueden adquirir en España de varias maneras y encontraran información en el blog del autor.


miércoles, 15 de enero de 2014

Karate

Ayer, limpiando cajones y tirando cosas que se van acumulando y no tienen ningún sentido, encontré viejas fotos de mis años en el karate. Son unas pocas de las muchas que quedaron en Argentina.

Aproximadamente en 1964, me inicié en el yudo y por comentarios del profesor, supe de la existencia de un arte marcial llamado karate. Los comentarios y "demostraciones" que nos hizo el Sensei de yudo, me empujaron a inscribirme en los cursos que dictaba en Buenos Aires Hideo Tsuchiya, 5º Dan. El Instituto Argentino de Yudo fue el lugar donde tres veces por semana, junto a decenas de compañeros, me fui adentrando en esta disciplina. 
Un participante famoso era el escritor Dalmiro Saenz, que ayudó mucho a la difusión del karate, publicando varios artículos en la revista Adán, destinada al público masculino.
De ese grupo de compañeros guardo un especial recuerdo para con Ricardo Kawakami, un "nisei" (hijo de japoneses) de mi misma edad, con quien obtuvimos juntos el primer cinturón. (amarillo).


En 1966 fui incorporado al Ejército a cumplir con el servicio militar obligatorio y debí dejar las prácticas. Al terminar ese año de "alpedismo" (para los no argentinos; estar al pedo - sin hacer nada), un  conocido me comentó de la llegada de un okinawense procedente de Brasil, que estaba enseñando en el club Huracan, en Parque de los Patricios. 
Se trataba de Satoshi Takemura, un hombre muy callado y hasta tímido con un sorprendente conocimiento técnico del karate. 

El origen de esta forma de combate está en el archipiélago de Okinawa, que por su proximidad mantenía un fluido comercio e intercambio con China, de la que adoptó en kung fu (kempo en japonés) y lo adaptó y modificó, sumándole algunos elementos de una forma de pugilato existente en las islas (Okinawa-te). La palabra karate significa mano vacía (kara = vacío / te = mano). 
Los hombres de los puertos y zonas costeras, de una complexión física más robusta, implementaron técnicas de defensa con presas o agarres y de movimientos más lentos (goyuryu) y los del interior, ligeros de peso y con menor masa, suplían esto empleando mayor velocidad (shorinryu - shorin es el modo japonés de Shaolín).

Volvemos al Maestro Takemura. Nacido en cercanías de Naha, había aprendido el sistema Goyu-ryu y emigrado a Brasil se incorporó al Doyo del Maestro Yoshihide Sinzato de la escuela Shorin-ryu e incorporó este nuevo estilo a sus conocimientos. 
El hecho de haber sido durante dos meses su único alumno, me permitió mantener una relación más fluida, incluyendo a su familia. En 1967 (si no me falla la memoria), contacté con las autoridades del Club Unidos de Pompeya y logramos la cesión de un salón de amplias dimensiones y que la institución se hiciera cargo de la construcción de un tatami (suelo o piso especial). Esto, incluido a la difusión que se hizo de la escuela, provocó un crecimiento importante, llegando a contarse unos cincuenta practicantes en cada clase.

Los dos primeros cinturones negros graduados en la escuela, que adoptó el nombre de Butoku Kan, fuimos Susumu Higa un entrañable amigo fallecido tempranamente y yo. Esto debe haber sucedido en 1973 y aproximadamente en 1976 alcancé el 2º Dan. Ya me había radicado en la provincia de La Pampa y dictaba clases en el Club Estudiantes de esa ciudad.
Junto a Susumu y otro compañero, también okinawense, planeamos hacer un viaje a Japón para tomar clases en el doyo del Maestro Katsuya Miyahira. Esto fue en 1976, cuando un golpe militar derrocó a la presidenta Isabel Perón, provocando un descalabro en la economía, que disparó el precio del dólar. Mis amigos japoneses se echaron atrás y emprendí el viaje solo. 
Es una de las experiencias que recuerdo agradecido. Viví en una pensión (ryokan) en el barrio de Tsuboya, en la ciudad de Naha, capital de Okinawa durante más de dos meses, tomando clases de uno de los más importantes Maestros contemporáneos; Katsuya Miyahira, quien falleció en 2010 a muy avanzada edad, ostentando el máximo grado de karate, 10º Dan.
Era un ser humano de gran humildad y preocupado por los problemas que mi vida en un medio tan extraño a mi cultura pudieran provocar. Me consiguió el alojamiento, me acompañó a comprar mi karategui y gracias a su compañía, en la tienda de deportes me obsequiaron un hermoso cinturón negro. 
La noche que me presenté en su casa, me recibió junto a su esposa y Seikichi Iha, su ayudante. Luego de las presentaciones y la entrega de las cartas de recomendación que yo llevaba, pregunté cual iba a ser el costo de mis clases, lo que le provocó una reacción negativa inesperada. Seikichi, apoyó su mano en mi hombro, indicándome silencio y creo (o imagino), explicó mejor mi pregunta. Miyahira tomó papel y lápiz y escribió; 300 yenes, una suma irrisoria o simbólica.

Los sábados por la tarde, Miyahira me daba clases en solitario durante un par de horas y faltando poco tiempo para mi partida, escribió mi nombre en la pizarra y "2º Dan", que era mi grado, luego tachó el y escribió ... Fue para mi, algo absolutamente impensado y mi ego tuvo que dormir con medio cuerpo afuera porque no entraba entero...

En muchas de las artes marciales japonesas se observa la palabra DO; yudo, aikido, kendo y también karate-do. Esta partícula DO significa camino. El ideograma YU significa "vencer cediendo", AIKI, energía del espíritu, KEN, espada y ya dijimos que karate se traduce como mano vacía, por lo tanto, en nuestro caso se trata del "camino de la mano vacía". Este camino aparece cuando la práctica de la disciplina cambia el objetivo externo a vencer y se convierte en herramienta de superación personal. El enemigo está dentro nuestro. 

Después de este viaje y la experiencia que supuso, me interesé por las cuestiones internas o si se quiere filosóficas del karate y fui abandonando paulatinamente la práctica y la enseñanza.
No obstante, de tanto en tanto trato de recordar algún kata (forma) y me invade el deseo de volver a pisar un tatami... 
El viajero que hoy rueda en bicicleta, es el resultado de múltiples experiencias y circunstancias y cree que la meta es el camino.
Otra pieza para entender este "rompecabezas"
Esta foto fue tomada en el Club Atlético Huracán y puede ser del año 1967 0 1968. Estoy junto al Maestro Satoshi Takemura, en ese momento 4º Dan. Actualmente se encuentra radicado nuevamente en Japón.
A finales de 1977 visitó Argentina el responsable de la Escuela en Sudamérica. La Asociación Okinawense de Argentina y las escuelas de karate, realizaron una maratónica exhibición, con la participación de más de un centenar de karatekas. Esta foto fue tomada en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. De izq. a derecha; Susumu Higa 2º Dan, el visitante Yoshihide Shinzato, 8º dan, Satoshi Takemura 5º Dan y Raúl Suárez 3º Dan.

El 22 de enero de 1977, durante mi estadía en Japón, se efectuó una cena de la Asociación Shorin-ryu Kobayashi Shidokan. En la 1º fila de izquierda a derecha; Yoshio Okawa,6º Dan, desconozco el nombre del siguiente, Kasei Shimabukuru, 7º Dan, el cuarto era un invitado especial pero no karateka, Katsuya Miyahira 9º Dan, Takeshi Miyagui 7º Dan, Raúl Sárez 3º Dan y Seikichi Iha 6º Dan. Las graduaciones corresponden a esa fecha.



martes, 14 de enero de 2014

Blog excelente


Les recomiendo entren a este blog de un par de cicloturistas españoles. Muy buenas fotos y un relato ameno 

http://coleccionandoatardeceres.blogspot.com.es/