Páginas vistas en total

martes, 30 de octubre de 2012

Viaje a Argentina

Me voy a mi tierra y pensando en lo que escribí (copiándolo) mas abajo, me planteo la posibilidad de cambiar mi visión de todo lo que encuentre. Trataré de no dar por sabido nada y mirar con ojos nuevos todo.
Puede ser posible que descubra nuevas cosas ahí donde transcurrió gran parte de mi vida o que cambie el concepto que tengo de otras.
Los casi 12 años en España me han influido y considero me ayudaran en este re-descubrimiento.....
Si mi experiencia vale la pena, se las contaré...

lunes, 22 de octubre de 2012

viajar


El viaje no está en el lugar que se visita, sino en el viajero. En cómo éste es capaz de conectar con lo que le rodea, en si es o no capaz de disfrutar de los detalles, de empatizar con la gente que encuentra, de salir de su zona de confort y de si puede, como diría Salva, viajar en África como un africano. El lugar (ir a Kathmandú, por ejemplo) ayuda, claro, pero no es el factor principal.
Por lo mismo, tener un largo tiempo también es una ventaja, pero tampoco es imprescindible. Hemos conocido a gente que viajaba durante años sin cambiar nunca sus costumbres. Sin adaptarse al sitio en el que estaba, como si fuera por el mundo rodeado de una esfera de cristal. También hemos conocido a gente en sitios mágicos que sólo tomaba fotos de los monumentos, como si fueran postales. El viaje depende del viajero, de su actitud y de su capacidad. Es posible viajar muy cerca y por muy poco tiempo y ser turista en sitios muy lejanos y por mucho tiempo. Una aventura funciona igual que un viaje: se vive o no se vive dependiendo del usuario. De si su corazón está o no en lo que está haciendo.
otro resumen de rodadas.net.....

viernes, 12 de octubre de 2012

Argentino en Alemania

Durante mi viaje en bici a Alemania, en un pequeño pueblo, encontré un restaurante... "El Poncho" y desde luego, paré a ver de que se trataba. Si bien en su inicio, el dueño fue un argentino, hoy lo conduce un alemán, pero el personal es argentino y portugués.El encargado, en el momento de mi visita, era un jóver argentino de la provincia de Misiones, de origen alemán. Como había perdido mi cámara en la salida de Básel, la foto la obtuve con mi teléfono y recién hoy la recuperé.

domingo, 7 de octubre de 2012

Dios... según Spinoza

Deja de rezar y disfruta de la vida, trabaja, canta, diviértete con todo lo que he hecho para ti. Mi casa no son esos templos lúgubres, oscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi morada. Mi casa son los montes, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es donde vivo. Deja de culparme de tu vida miserable. Yo nunca dije que eras pecador y que tu sexualidad fuera algo malo. El sexo es un regalo que te he dado para que puedas expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. No me culpes de lo que te han hecho creer. No leas libros religiosos. Léeme en un amanecer, en el paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de un niño. Deja de tenerme miedo. Deja de pedirme perdón. Yo te llené de pasiones, de placeres, de sentimientos, de libre albedrío. ¿Cómo puedo castigarte si soy yo el que te hice? Olvídate de los mandamientos que son artimañas para manipularte. No te puedo decir si hay otra vida. Vive como si no la hubiera, como si esta fuera la única oportunidad de amar, de existir. Deja de creer en mí. Quiero que me sientas cuando besas a tu amada, acaricias a tu perro o te bañas en el mar. Deja de alabarme. No soy tan ególatra.

Así habla el Dios imaginario de Baruch Spinoza, filósofo panteísta del siglo XVII,

martes, 2 de octubre de 2012

MICROAVENTURAS




extraido de la página www.rodadas.net... altamente recomendable)
 
Microaventuras al aire libre
Hay muchas clases de aventuras, está claro, pero a efectos de este blog hablaremos de las que se viven al aire libre. El año pasado Alastair Humphreys (un británico al que seguimos la pista desde que en 2004 diera la vuelta al mundo en bici) propuso a los lectores de su blog un concurso. Se trataba de proponer microaventuras. Pequeñas cosas que se hicieran en un día o algo más. Estas eran las normas:
  1. El viaje debe empezar y terminar en la puerta de casa (o de la oficina)
  2. Debes cubrir, con medios de transporte no motorizados, una distancia que es moderadamente difícil para tí
  3. Debe tomar unas 24 horas
  4. Tienes que dormir al aire libre (preferiblemente sin tienda)
  5. Tienes que nadar en algún sitio
  6. Las reglas son obedecidas por los tontos y sirven de guía a los sabios
Como dice Alastair, sólo son normas orientativas pero con ellas uno se puede hacer a la idea de qué cabe dentro del saco. ¿Qué microaventura se os ocurre vivir? ¿Cuál habéis vivido este año pasado? Compartid, compartid, compartid en comentarios.